En las Fenouillèdes, nos gustan los pueblos auténticos