En las Fenouillèdes, nos gusta el espíritu rebelde de los Càtaros