En las Fenouillèdes, nos gusta la naturaleza salvaje