En las Fenouillèdes, nos gustan las sensaciones fuertes